10 feb. 2010

El Palantir

Altos navíos y altos reyes
tres veces tres.
¿Qué trajeron de las tierras sumergidas
sobre las olas del mar?
Siete estrellas y siete piedras
y un árbol blanco.

Con esta antigua canción rememoraba Gandalf en su camino a Minas Tirith acompañado por Pippin los tiempos en los que los reyes de Númenor arrivaron a la Tierra Media tras hundirse su isla creando los reinos de Arnor y Gondor simbolizados por su árbol blanco, el cual hablaremos en nuestro nuevo ciclo de árboles mitológicos.

Las siete piedras a las que se refiere son los Palantiri, que significan las que ven a distancia. Eran esferas perfectas de un material parecido al cristal y de un color negro cuando no se las usaba, no se las podía rayar y eran aparentemente indestructibles. Nunca se mostraban en público y solos los reyes o delegados tenían acceso a ellas en momentos de máxima necesidad, normalmente tenían un custodio que se encargaba de vigilarlas y de mantenerlas en orden, ya que sus polos debían estar alineados con el centro de la tierra y con el eje Norte-Sur para una correcta utilizaciónn. Permitían a los que las usaban ver a distancia imágenes un tanto borrosas de lo que estaba pasando, dependía de la sabiduria o voluntad del vidente la interpretación de las imágenes así como de la dirección de la visión. Así mismo dos piedras podían entrar en contacto transmitiendose los mensajes por medio del pensamiento de ambos videntes, aunque y como veríamos después si uno de los interesados era más fuerte podia llegar a averiguar pensamientos no deseados de la otra parte. Sin embargo poco se sabía en los tiempos de la guerra del anillo acerca de las piedras videntes, de sus poderes, de su destino y menos aún de la función que habían tenido en manos del enemigo.

Se dice que fueron creadas por los elfos Noldor en la tierra de Valinor, incluso que pudiera ser el propio Fëanor quien los creó, el mismo de los Silmarills, las piedras fueron llevadas a Númenor cuando los reyes de los hombres tenían buenas relaciones con los elfos, cuando la isla se hundió Elendil, y sus hijos Isildur y Anárion junto con muchos otros refugiados las llevaron a la Tierra Media donde como ya he dicho continuarían la historia de sus respectivos reinos.

Eran siete, las del Norte estaban colocadas en Annúminas, capital del reino de Arnor, Amon Sul, la que sería la Cima de los vientos y en Elostirion, cerca de los puertos grises desde donde dicen que Elendil contemplaba melancólicamente las tierras del Oeste. En el sur en Gondor estaban colocadas en Orthanc, Minas Anor (Tirith), Minas Ithil (Morgul) y la piedra maestra que controlaba a todos bajo la cúpula de las estrellas en la antigua capital Osgiliath. Con el transcurso de los siglos las piedras del norte acabarían perdidas, así como la piedra maestra caida en el rio Anduin, solo las restantes sobrevivirían pero nadie sabia claro acerca de su existencia.

Por desgracia en las películas aunque sí es cierto que aparece el palantir de Orthanc activamente nos lo dejan un poco anecdótico, lógico en películas con tanto metraje para contar. Es por eso que en la medida de lo posible aumente un poco la información acerca de los Palantiri para los interesados en saber un poco más.

Pues bien, después de la época de los Reyes, Gondor había retrocedido a una especie de Edad Media tecnológica habiendo olvidado todo su anterior conocimiento numenoreano. La torre de Orthanc era posesión legítima de Gondor, pero su posición alejada en un territorio aparentemente despoblado hizo que los senescales se desentendieran de la fortaleza y sus secretos. Cuando Saruman llegó, el senescal Beren le entregó las llaves de Isengard pensando que no podía quedar en mejores manos que en las del cabeza del Concilio Blanco, que veremos en la película del Hobbit, un grupo de sabios integrados por Gandalf, Galadriel, Elrond reunidos en su lucha contra Sauron y la busqueda y destruccion del anillo. Los Palantiri no tenían aparente importancia, sí para Saruman que había estudiado durante años la historia de Gondor gracias a sus buenas relaciones y sentia gran interés por los objetos de poder. Fue por ello que empezó a usar el palantir y ver acontecimientos lejanos, tanto que fue al fin captado por Sauron convirtiendose en su aparente aliado. Tan atado estaba a Barad-Dûr, que solo una persona firme conseguiría usar la palantir de Orthanc desviando la vista de Sauron.

Ocurrió durante la guerra del anillo, una vez destruida Isengard después de la batalla en el abismo de Helm que Pippin en las tierras de Dol Baran, no en Meduseld, miró en el palantir sustraido a Saruman haciendo contacto con Sauron. Fue así como Gandalf tuvo la prueba definitiva del vinculo entre Isengard y Mordor gracias a la piedra de Ithil ahora en manos de Sauron por mediación de sus Nazgul.. No es como en la película que Saruman declararía a Gandalf a buenas y a primeras que estaba usando el palantir, para nada fue así, sino que más bien se lo ocultó a él y al concilio blanco. Fue lengua de Serpiente quien arrojaría inconscientemente la esfera por la ventana con intención de dañarles en su charla en Isengard mostrando su desconocimiento acerca de tan importante objeto. La piedra de Orthanc se la entregaría a Aragorn antes de partir como su legítimo dueño heredero de Isildur, el cual la llegaría a usar en la cámara alta de Cuernavilla dandose a conocer a Sauron , retándolo y manteniendo su atención alejada de Mordor, escena que en las películas tiene lugar en la sala del trono de M.Tirith. Si esas dos piedras seguian intactas, todo hacia pensar que la piedra de Minas Tirith también así que Gandalf temió por Denethor pensando que podría caer en las redes de Sauron.


Y no le faltó razón, Denethor había usado el palantir, seguramente muchos años antes que Saruman. Hombre erudito y orgulloso con gran fuerza de voluntad había pasado muchos años estudiando los archivos secretos de los Senescales ya en tiempos de su padre Ecthelion II, por afán de saber y por envidia a la figuras de Thorongil , que no era otro que Aragorn sirviendo  preparándose en su "juventud",(de ahi las palabras a Boromir en Lórien que habia visto la ciudad blanca..hacia tiempo) y la del propio Gandalf que parecían hacerle sombra influyendo en la corte de su padre. Es por ello que él decidió ver más allá, tener mayores conocimientos e incluso controlarlos. A pesar de que Sauron intentó arrancarlo hacia sí como había hecho con Saruman dominándolo al menos en parte, no lo consiguió con Denethor, quizás por su férreo carácter nunca llegó a ceder frente a la Sombra, quizás también porque las piedras se adaptaban mejor a sus legitimos dueños como los herederos de Isildur o los de poder heredado como los Senescales. Sea la razón que fuere, Denethor se mantuvo firme usando el Palantir hasta que su segundo hijo fue herido, su voluntad decayó, usó la piedra y fue engañado por Sauron, seguramente mostrandole un Frodo atrapado por los orcos o los ejercitos de Mordor dispuestos a atacar,

Es por ello que Denethor perdió cabeza de desesperación y decidió quemarse antes de sucumbir a Sauron. Así se entiende mejor su actitud frente a Gandalf durante el sitio a Minas Tirith, el carácter del senescal se había oscurecido, los usos del palantir exigian mucho esfuerzo mental y producían incluso agotamiento físico y vejez prematura. Ahora se compreden frases como las de "crees que los ojos de la torre blanca no ven nada?", Denethor conocía muchos de los acontecimientos en Isengard y Rohan,  el mago lo sospechaba pero obtuvo la prueba final cuando en la pira funeraria al fin Denethor mostró que realmente poseía la piedra, con la cual se inmolaría a sí mismo en el fuego.

El destino de la piedra Anor por tanto quedaría sellado y se decía que todos los que usaran la última piedra vidente a menos que tuvieran gran voluntad solo llegarían a ver dos manos decrepitas consumiendose en el fuego.

Las imágenes usadas en este post se han obtenido en su mayoría de los archivos de Minas Tirth. Las fuentes son la web dedicada a Tolkien en nuestros enlaces indispensables, así como los propios libros del Señor de los anillos, en concreto Las dos Torres, capitulo El Palantir y el libro de los Cuentos Inconclusos que os recomiendo que os leáis.
votar

7 comentarios:

  1. Sin duda una de las cosas que más me gusta de la obra de Tolkien, la historia de los Palantiri. Es un reflejo de lo que puede pasar cuando un objeto poderoso cae en las manos equivocadas. Desde la primera vez que leí ESDLA se me quedó grabada la imagen del ojo de Sauron escrutando a través del Palantir.
    Muy buen artículo, y muy buenas ilustraciones.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado recordar, hace ya mucho...

    Suscribo lo que Noelia dijo.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Si, sin duda uno de los objetos mas siniestros y atrayentes de la obra de tolkien, se nota que se ha echo el articulo con mucho cariño.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. A mí siempre me gustó el misterio del Palantir, es pena que en las películas no hayan mostrado a Denethor con esa guerra mental contra Sauron.

    Suerte que siempre nos quedarán los libros....

    Con cariño, siempre ;)

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, completo. Y muy fiel a los libros, pero con respeto a las peliculas, algo dificil.


    espero seguir leyendo de esto. No porque no sepa sino porque me gusta saber que algien se preocupa por aquellos que no leyeron los libros.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias. Hay más artículos de Tolkien en el blog que me imagino habrás leido, quizás para este nuevo curso debiera agruparlos todos en una sola categoría, me lo tengo que pensar.

    ResponderEliminar
  7. YO ESPERABA QUE EN LAS VERSIONES EXTENDIDAS DE ESDLA NO MURIERA SARUMAN & SE HICIERA UNA PELICULA SOBRE SARUMAN EN LA COMARCA, PERO EN SI EL TRABAJO DE PJ ES BUENO; ESPEREMOS LAS NUEVAS ENTREGAS DE EL HOBBIT.
    UN ABRAZO ME GUSTA MUCHO TU TRABAJO EN LOS BLOG DE ESDLA!

    ResponderEliminar

Tu opinión nos importa.

Related Posts with Thumbnails