15 oct. 2010

Tolkien. La inspiración para el Señor de los Anillos

Tolkien, filólogo y profesor de anglosajón en la universidad, era un apasionado de las lenguas, de su estudio e incluso de su creación. Tanto es así que se dice que tuvo que inventarse un nuevo universo como "excusa" para las lenguas élficas que había elaborado, el Síndarin y el Quenya. Sin embargo, cual era su verdadera intención al crear la saga del Señor de los Anillos? pues bien, siempre había manifestado su malestar acerca de que su Inglaterra natal no tuviera una mitología propia como pudiera ser la griega o la escandinava, fue con ese pretexto como empezó a dislumbrar un orígen del mundo, nuevas criaturas, sus paisajes y sus lenguas.
Como base bebería de muchas fuentes, algunas antiguas y otras basadas en su propia vida. Tomaría muchas influencias de las leyendas nórdicas, de relatos fantásticos como Beowulf que plasmaría un tanto modificados en su Tierra Media. Estas leyendas míticas europeas se verían entremezcladas con otras ideas provenientes de la cultura católica. Tolkien era un devoto católico romano practicante tomaría muchas veces la Biblia como guía para la representación de su clásica historia del bien y del mal. Pero por encima de todo la experiencia que marcaría en mayor medida su obra fue sin duda su participación en la Primera Guerra Mundial.

Para los que hayan leído los libros, incluso para los que sólo hayan visto las películas, no les habrá costado trabajo conectar con algunos de los pilares ideológicos que Tolkien nos quiso transmitir, su amor por la naturaleza y el sinsentido de la guerra. Respecto a lo primero ha quedado plasmado en la figura de los hobbits, pequeños granjeros tranquilos, sencillos, que disfrutan de la vida relajada en la Comarca a la manera de la campiña inglesa, contrastando con ello aparece la figura del mago Saruman el traidor, el cual en un comienzo según palabras del ent Bárbol le encantaba pasear por el bosque de Fangorn y disfrutar de la naturaleza pero se corrompió y en su mente solo hubo pensamientos de metal. Su fortaleza de Isengard es un claro ejemplo de como la industrialización corrompe los valores del hombre transformándolo en un ser avaricioso y egoísta. 

Respecto a la guerra, nos presenta en la novela varias batallas terribles, infinidad de muertes evitables sólo por la codicia de Sauron por medio de sus odiosos orcos. Este pensamiento pacifista queda de manifiesto en la figura de Faramir cuando en el libro de Las Dos Torres comenta con Frodo  "Guerra ha de haber mientras tengamos que defendernos de la maldad de un poder destructor que nos devoraría a todos; pero yo no amo la espada porque tiene filo, ni la flecha porque vuela, ni al guerrero porque ha ganado la gloria. Solo amo lo que ellos defienden " Quizás este espíritu antibelicista fuera legado posteriormente a la obra de George Lucas en Star Wars de quien se dice que tuvo a su vez parte de inspiración, si recordamos especialmente la figura de Yoda en el momento en el que Luke le explica en Dagobbah que está buscando al maestro de Jedi, un gran guerrero Yoda responde categoricamente "No, la guerra no le hace a uno grandioso", esa frase me parece una auténtica declaración de intenciones.

Bien, pues todo esto y mucho más es lo que nos explican en el siguiente documental del Canal Historia que os dejo a continuación, recomendable totalmente. Os pongo la primera parte, no lo he conseguido encontrar completo en castellano, si le dáis a youtube podréis ver las siguientes partes.



votar

1 comentario:

Tu opinión nos importa.

Related Posts with Thumbnails