6 ago. 2010

Sumi-e o Suiboku 墨絵


Sumi-e o Suiboku (墨絵; también "水墨画") es una técnica de dibujo monocromático en tinta de la escuela de pintura japonesa. Se desarrolló en China durante la dinastía Tang (618-907) y se implantó como estilo durante la dinastía Song (960-1279). Fue introducida en Japón a mediados del siglo XIV por monjes budistas zen y creció en popularidad hasta su apogeo durante el Período Muromachi (1338-1573). Lo más característico de las pinturas sumi-e es su extremada desnudez, su ausencia de simetría y su absoluto desdén por toda forma de procedimiento o de ley. El artista de sumi-e utiliza sólo tinta negra, presentada en barritas sólidas, que se frotan sobre una piedra plana, mientras se va mezclando agua, hasta obtener la intensidad deseada. Estas barritas son un compuesto de negro de humo, y existen en todos los tonos y calidades; ciertas barras se guardan celosamente durante mucho tiempo, pues está probado que la tinta adquiere con el tiempo un tono imposible de imitar. 

El pintor utiliza, para dibujar, un pincel empastado en una caña de bambú, que sostiene en el aire sin apoyar la muñeca en el papel. Algunas veces, el pincel de pelo fino puede ser sustituido por una pluma de pájaro, e incluso por un ala entera cuyas plumas se mojan en la tinta. El movimiento de la mano del pintor debe ser muy seguro, pues en la agilidad del ademán reside la belleza de la línea, que no acusa la menor vacilación. 

En el siglo XVIII, se manifestó en Japón un nuevo interés por la pintura a tinta, con el nombre de bun-jin. Los pintores que a menudo rehusasen ser llamados profesionales, intentaron expresarse con mayor expontaneidad utilizando, a veces deliberadamente, las irregularidades de la linea y las salpicaduras de la tinta.



votar

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

Tu opinión nos importa.

Related Posts with Thumbnails