3 may. 2010

La clepsydra de Atenas


Tendréis que situaros mentalmente en la ceremonia olímpica de inauguración de los Juegos del 2004, Atenas. La que en su momento fue la capital cultural del mundo conocido volvía a acoger una Olimpiada desde las primeras de la era moderna. La inauguración que os comento fue a mi gusto una de las más sencillas, íntimas y épicas de las llevadas a cabo en los últimos tiempos, sin querer compararla claro está con la espectacular de Pekín. En aquella ocasión se hizo un gran hincapié en la vuelta a los orígenes míticos de las Olimpiadas jugando con los símbolos, las metáforas y las alegorías. Partiendo de esta idea se decidió crear una clepsydra en el corazón del estadio, de la misma manera que ese pequeño artefacto en la antigüedad contaba el tiempo con la ayuda del agua, sobre todo de noche, en esta ocasión la clepsydra gigante unida al lago que circunda nos iba a hacer disfrutar con el paso de los años a través de las figuras más representativas del arte, la religión y la historia griega.


De tal forma podemos ver en movimiento frescos minoicos, estatuas clásicas como la Atenea Niké y el Auriga de Delfos e incluso animales mitológicos como la hidra contra Hércules, la esfinge o nuestro querido Pegaso. Todo ello bajo la atenta mirada del dios Eros en el cielo. Esta procesión continúa por todas las épocas hasta nuestros días pero yo he preferido centrarme en mi parte preferida, en la clásica que termina con la impresionante figura de un Alejandro Magno a lomos de Bucéfalo rodeado de sus lanzas macedonias, las sarisas. Después del video nos iremos parando en cada una de esas figuras artísticas, situándolas y dándoles nombre.



LOS MINOICOS 2000-1450 a.C

Comienza el desfile con los primeros representantes del arte en tierras griegas, en concreto en la mítica isla de Creta. Aquí empieza la andadura de la mano de pueblos probablemente venidos del este. Su historia viene relacionada a un hombre, Arthur Evans, un acaudalado inglés quien en 1900 decidió comenzar a excavar en busca de una antigua civilización en la zona de Cnossos, pasados los meses descubriría los restos de lo que fuera un enorme palacio en terrazas escalonadas por toda la colina. Este palacio constaba de 1500 habitaciones dispuestas de manera laberíntica de tal manera que Evans lo relacionó con el rey Minos quien había retenido al mítico Minotauro. La construcción de este palacio así como de otros igual de lujosos podría situarse en torno al 2000 a.C los cuales serian reconstruidos en el 1700 debido a terremotos. Algunos de los restos más patentes de esta civilización los encontramos en Thera también conocida como la moderna Santorini situada a 110 km al norte de Creta, donde de una manera parecida a Pompeya fueron sellados los cimientos de la ciudad por una gran erupción en el siglo XVIII.a.C. Es en este lugar donde encontramos el célebre fresco del pescador llevando caballas en ambas manos. Aunque se le atribuyó a la gran erupción del 1628 a.c el tajante final de esta civilización se piensa más bien que pudo haber sido por la absorción de la cultura micénica de la Grecia continental.

Las artes decorativas basadas en la pintura mural al fresco, desarrollan su temática en la naturaleza, tendiendo a la esquematización y estilización de sus formas. Expresa un punto de vista vital y pacífico del mundo minoico. La pintura mural representa una naturaleza paradisíaca, con animales tanto fantásticos como reales. Brilla por su ausencia el motivo bélico y heroico. El tipo de pintura es de tintas planas, colores lisos y brillantes, sin sombreados. Hay una cierta influencia egipcia, sobre todo en el tratamiento de los cuerpos, pero mucho menos rígidos.

Grifo en Cnossos

Procesión de Ofrendas, Cnossos

Fresco minoico

Los Púgiles

El salto del Toro.Cnossos

El pescador de la isla de Thera

Mosaico de los delfines en Cnossos

Dama minoica

LOS MICÉNICOS 1550-1100 a.C

En la península del Peloponeso en el siglo XVI a.C el sistema político que abundaba era el de pequeños jefes controlando ciudades independientes y sus terrenos de cultivos anexos. Pueblo de comerciantes de productos mediterráneos como aceite, vino y alfarería que sin embargo no le hacían ascos al pillaje o a la piratería hacían sus incursiones en la Creta Minóica aprovechando a su gusto lo mejor de aquella cultura para su propio beneficio. El principal estandarte de esta civilización es la ciudad fortificada de Micenas, construida en un promontorio sobre la llanura de Argos. Descubierta en el siglo XIX por el excéntrico alemán Heinrich Schlienmann cuando buscaba a los héroes de su obsesiva Troya, el cual se dio por satisfecho tras desenterrar la famosa Puerta de los Leones, diseñada con gran ingenio bélico contra posibles atacantes. Schlienmann descubriría aquí también una serie de tumbas con joyas, coronas y máscaras mortuorias como la llamada máscara del rey Agamenón de la Ilíada de Homero, aunque en realidad esta suposición era falsa puesto que es tres siglos al menos anterior a la guerra de Troya ocurrida sobre el 1200 a.C. Esta civilización poseía un gran aparato burocrático y militar para ejercer el control sobre sus dominios, la escritura lineal B micénica podría ser la primitiva forma del griego que sería posteriormente mejorada.

Los muros de los palacios micénicos se recubren de frescos en la más pura tradición minoica. Encontramos la técnica cretense de estuco pintado al fresco con colores intensos y un repertorio que incrementa el cretense con escenas de guerra y de caza, desfiles de carros, motivos geométricos, predominando las figuras femeninas de abultados senos, peinados aparatosos y mucho aderezo de cintas y diademas, pero adoptando una postura rígida muy estereotipada que muestra la influencia del gusto geometrizante, carácter que ha sido denominado tectónico en oposición a la visión pictórica de la composición minoica. A diferencia del diseño micénico las escenas se delimitan con marcos compuestos de bandas decoradas con espirales enlazadas u otros motivos geométricos. Predominan las escenas de caza o de guerra, un mundo heroico característico de la aristocracia micénica.

Máscara de Agamenón

Cerámica Geométrica

Pegaso, el caballo alado y Belerofonte

ÉPOCA ARCÁICA 800-500 a.C

Hacia el 800 a.C Grecia dejaba atrás un largo periodo oscuro para afrontar un renacimiento cultural. Si bien políticamente predominaba el modelo de la ciudad-estado, la polis, todas ellas formaban una entidad común reunidas bajo una lengua, una cultura y una religión hermanadas. Al frente de estas ciudades se encontraban los reyes-guerreros o bien los tiranos de la época, por entonces la ciudad pujante era Corinto que controlaba el comercio que pasaba por su istmo. Seria relevada por la pujante Atenas y otras ciudades marítimas de comerciantes. Sin olvidar a la belicosa Esparta que movían sus peones para las próximas batallas que se avecinaban ya.

En este período, se incluyó la figura humana, de un grafismo muy estilizado. En medio de las nuevas tendencias naturalistas, ésta cobró mayor importancia al servicio de las representaciones mitológicas. La cerámica griega alcanzó un importante desarrollo. A lo largo del siglo VI a. C. los ceramistas atenienses impondrán su estilo, caracterizado por las figuras negras sobre fondo rojizo. El cuerpo del vaso sirve para representar toda clase de temas, imponiéndose lo narrativo sobre lo decorativo.

La Koré Κόρη "Mujer Joven"          El Kurós κουρός "Hombre Joven"

Teatro de Epidauro

El demonio de la esfinge Σφίγξ en la mitología griega

Heracles y la Hidra

EDAD CLÁSICA 500-300 a.C

Es el momento del máximo esplendor de la ciudad de Atenas, si bien los conflictos políticos no dejaron de sucederse ya fuera con los persas en las guerras Médicas o bien entre las propias polis griegas en la guerra del Peloponeso. Por los persas la propia ciudad ateniense quedaría devastada, sin embargo renacería de las cenizas gracias a hábiles políticos como Pericles. Se consagraría la llamada Liga de Delos abanderada por Atenas para hacer frente a sus enemigos persas, los beneficios económicos obtenidos serían muy bien utilizados por Pericles para restaurar la Acrópolis legando al futuro edificios tan emblemáticos como el Partenón con su impresionante figura de Atenea Parthenos o el Erecteion con las famosas cariátides. Una época dorada donde la moneda con la lechuza de Atenea era válida en todo el Mediterráneo, el teatro griego alcanzaría su máximo esplendor y la escultura clásica lograría su cénit demostrado en los relieves del Partenón eternamente reclamados por Grecia al British Museum.

Atenea Ἀθηνᾶ Niké

Relieves del Partenón

El Auriga de los juegos pítios de Delfos

EL HELENISMO 300-30 a.C

Tendrían que llegar dos importantes reyes macedonios para que los griegos alcanzasen el nivel de entidad global universal, pese a que curiosamente los griegos consideraban a los de Macedonia poco menos que bárbaros. Fue primero Filipo II quien sentenciaría el conflicto con Grecia en la batalla de Queronea pero sería su hijo el que daría el golpe de gracia a sus eternos rivales conquistando la mayor parte del mundo conocido de la antigüedad. Alejandro discípulo de Aristóteles sería el encargado de llevar la cultura griega a lugares tan distantes y exóticos como la India, consciente más que nadie del poder de la cultura helena de unir y mezclar a la población griega y autóctona, soñaba con un imperio universal greco-asiático, quizás lo hubiera conseguido si no hubiera fallecido a los 32 años en Babilonia convirtiéndose en un mito, dejando un imperio político a sus diádocos ptolemaicos, seleúcidas y antigónidas que se desmoronaría al poco pero que culturalmente sobreviviría hasta nuestros tiempos gracias a la mano de Roma.
En este periodo encontramos algunas de las obras más famosas del arte griego cuyas principales líneas ya analizamos cuando hablamos de la Alegoría del Nilo.

La Victoria alada de Samotracia

El discóbolo de Mirón que si bien pertenece a la edad clásica lo hemos mantenido en el orden del desfile como símbolo de las antiguas Olimpiadas.

Mosaico de Alejandro Magno Μέγας Αλέξανδρος en la batalla de Issos contra Darío en Pompeya

votar

4 comentarios:

  1. La belleza del emerger del arte, pero me he quedado con ganas de mas, escaso es el bocado que nos ofreces y es que en relación al mundo prehelenico, es fácil quedarse con hambre.

    Una preciosidad de post :D

    ResponderEliminar
  2. Uff, totalmente de acuerdo con el comentario de Yggdrasil. El arte de la antigua Grecia en todas sus formas es una de mis debilidades, me quedo con ganas de más :P

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Pobre capitan, ja ja, solo sabemos pedir mas y mas...pero no te lo vayas a tomar a mal Harlock, es solo que la sed de conocimiento nos hace vagar por desolados desiertos y los oasis que se encuentran, aunque acogedores y refrescantes, siempre se hacen escasos.

    ResponderEliminar
  4. Dul
    Yo soy una fanática de la cultura Griega y todo lo q la rodeo
    Se muy poco pero ésto me ayuda mucho
    Gracias

    ResponderEliminar

Tu opinión nos importa.

Related Posts with Thumbnails