6 abr. 2010

Caruso

Hay canciones que tienen eso que llamo poder de evocación, la escuchas y te vienen a la mente imágenes, sensaciones y recuerdos que de otra manera no te detendrías a prestarles atención. Pues eso es lo que me pasa con Caruso, la famosa canción escrita por Lucio Dalla en el 86 y que ha sido tan interpretada a lo largo de los años. No sé cual es la razón, quizás es el hecho de que mi madre la escuchara en vinilo y me quedase esa impronta pero lo cierto es que es escuchar esa melodía a solas, de noche y sentir a través de esos versos en italiano el sabor de la Italia de siempre, la profunda, con raza.


La historia de la canción, dejándose llevar un tanto por la imaginación y la leyenda, es fruto de un proceso de abstracción, algo así he leido:  Lucio Dalla tuvo que hacer parada en la villa de Sorrento, en la Campania italiana, hospedándose en el hotel Excelsior Vittoria donde parece ser Caruso había pasado los últimos meses de vida, allí fue donde le contaron la historia que le inspiró para la mítica canción. Enrico Caruso fue un tenor napolitano aclamado por todos los teatros de Europa gracias a su potente voz y estilo casi perfecto, cuya fama le llevaría a Londres e incluso al Metropolitan Opera House de la Gran Manzana. Por desgracia como una maldición un cáncer bronquial terminaría por llevarselo en el 1921.

En el hotel ya enfermo, el tenor daba clases de canto a una joven sobre la que parecía sentir algo más que amistad, ella tenía la ilusión de oirle cantar pese a que estaba bastante mal de la garganta ya. En un esfuerzo por la chica, se llevó el piano a la terraza cerca del puerto y allí le cantó apasionadamente. Tantas fueron las ganas que le puso que los pescadores lo oyeron y se acercaron a escucharlo cerca del hotel iluminando con las luces de sus barcas toda la bajamar.

Días después la salud del tenor empeoró y moriría en Nápoles sin cumplir los 50 años de edad.

Os dejo la letra de la canción en italiano y en español que he obtenido del blog de esta chica italiana que ha traducido más canciones al español por si os interesa, ah si os suena algo distinto es porque el estribillo está en napolitano. Acompañado por la voz del otro gran tenor italiano, de Módena, Pavarotti



CARUSO

Qui dove il mare luccica
e tira forte il vento
su una vecchia terrazza
davanti al golfo di Surriento
un uomo abbraccia una ragazza
dopo che aveva pianto
poi si schiarisce la voce
e ricomincia il canto.

Te voglio bene assaie
ma tanto tanto bene sai
è una catena ormai
che scioglie il sangue dint'e vene sai.

Vide le luci in mezzo al mare
pensò alle notti là in America
ma erano solo le lampare
e la bianca scia di un' elica.
Sentì il dolore nella musica,
si alzò dal pianoforte
ma quando vide la luna uscire da una nuvola
gli sembrò dolce anche la morte.
Guardò negli occhi la ragazza,
quegli occhi verdi come il mare,
poi all'improvviso uscì una lacrima
e lui credette di affogare.

Te voglio bene assaie
ma tanto tanto bene sai
è una catena ormai
che scioglie il sangue dint'e vene sai.

Potenza della lirica
dove ogni dramma è un falso
che con un po' di trucco e con la mimica
puoi diventare un altro.
Ma due occhi che ti guardano
così vicini e veri
ti fan scordare le parole,
confondono i pensieri.
Così diventa tutto piccolo,
anche le notti là in America,
ti volti e vedi la tua vita
come la scia di un'elica.
Ma sì, è la vita che finisce,
ma lui non ci pensò poi tanto
anzi si sentiva già felice
e ricominciò il suo canto.

Te voglio bene assaie
ma tanto tanto bene sai
è una catena ormai
che scioglie il sangue dint'e vene sai

Aquí donde el mar reluce
y sopla fuerte el viento
sobre una vieja terraza
delante del golfo de Sorrento
un hombre abraza a una muchacha
después de que había llanto
luego se aclara la voz
y vuelve a dar comienzo al canto.

Te quiero mucho,
pero mucho, mucho, sabes...
es un cadena ahora
que funde la sangre en las venas, sabes...

Vió las luces dentro del mar,
pensó en las noches allí en América
pero era sólo el reflejo de algunos barcos
y la blanca estela de una hélice .
Sintió el dolor en la música,
se levantó del piano
pero cuando vió la luna salir tras una nube
le pareció dulce incluso la muerte.
Miró en los ojos la muchacha,
esos ojos tan verdes como el mar
luego de improviso salió una lágrima
y él creyó de ahogar.

Te quiero mucho
mas mucho, mucho, sabes...
es un cadena ahora
que funde la sangre en las venas, sabes...

Fuerza de la lírica
donde cada drama es un falso,
donde con un buen maquillaje y con la mímica
puedes llegar a ser otro.
Pero dos ojos que te miran
tan cercanos y tan autentícos,
te hacen olvidar palabras,
confunden pensamientos.
Así todo parece tan pequeño,
también las noches allí en América
miras atrás y ves tu vida
como la estela de una hélice.
Sí, es la vida que se acaba
sin embargo él no lo pensó tanto
por el contrario, se sentía ya feliz
y volvió a comenzar su canto.

Te quiero mucho
mas mucho, mucho, sabes...
es un cadena ahora
que funde la sangre en las venas, sabes...
votar

1 comentario:

  1. hermosa, hermosa y mil veces hermosa.
    la habia escuchado antes pero jamas me habia detenido en ella. es simplemente espectacular, emotiva con una fuerza realmente increible.
    le cuento madame que al momento de escribirte este comentario son las 3:21 am aca en chile, todo esta en calma y me ha dado la impresion de que esta cancion ha sonado mil veces mas fuerte.

    muchas gracias me he emocionado mucho. he sentido el peso de mi historia, una historia de micho esfuerzo.

    muchas gracias por tan grata sorpresa..
    un gran abrazo desde el pais del fin del mundo

    ResponderEliminar

Tu opinión nos importa.

Related Posts with Thumbnails