27 ago. 2009

Ondas Do Mar. Martin Codax

El pergamino Víndel.

Es el único documento musical con cantigas profanas galaico-portuguesas conocido en la actualidad. El manuscrito contiene el texto de siete Cantigas de amigo atribuidas a Martín Codax, acompañado de la música de seis de ellas. La primera noticia de su descubrimiento vio la luz en febrero de 1914 en la revista Arte Español. Posteriormente, su descubridor, el librero anticuario madrileño Pedro Víndel publicó en 1915 la primera edición facsímil del manuscrito, con una tirada ínfima -apenas diez ejemplares-.

El pergamino fue adquirido por el musicólogo Rafael Mitjana, que pretendía hacer un estudio de la música, pero su muerte en 1921 le impidió la realización del proyecto. El manuscrito permaneció en su biblioteca de Uppsala (Suecia), donde residía su viuda, hasta que fue vendido por sus herederos.

Desde 1977 se encuentra en la Pierpoint Morgan Library de Nueva York.

El pergamino mide unos 34 cm. de altura por 45 de ancho y está escrito por una sola cara a cuatro columnas. La primera tiene 26 líneas, la segunda 24, la tercera 23 y la cuarta 17. La primera columna contiene cinco pentagramas con notas musicales, la segunda seis, la tercera otros seis y la cuarta cuatro. La escritura está hecha por varias manos con tinta negra, los pentagramas con tinta roja, las iniciales con azul y roja. La sexta cantiga sólo tiene los pentagramas, pero sin notas.

Por el tipo de letra y la notación musical, muy próximos a las de las Cantigas de Santa María, podemos suponer que el pergamino se copió en las décadas finales del siglo XIII. En cuanto al lugar, pudo ser Galicia, pero también las cortes de Portugal, León o Castilla, pues en todas ellas se escribían poemas en gallego.


Martín Codax.

Sobre Martim Codax, ou Martim Codaz, como aparece transcrito en el Cancioneiro da Vaticana, casi nada sabemos, aunque suponemos que proviene de la ría de Vigo por las múltiples alusiones que a ella hace en sus cantigas y por el uso del paralelismo y del leixa-pém, comunes a los trovadores de la zona.

Lo que destaca de los poemas de Martim Codax es el juego constante con los motivos del mar y del agua, bien porque aparecen en las invocaciones, bien por la presencia en un estribillo obsesivo y, como apunta Xosé Ramón Pena, angustioso. Para este mismo investigador, los siete poemas de Martim Codax son secuencias líricas de un único proceso vital bipolar: la ausencia del amado / la necesidad del amor. Y en este proceso tan simple, tan actual y tan antiguo, el mar y Dios son elementos complementarios y necesarios.


Ondas do mar de Vigo
Ondas do mar de Vigo,se vistes meu amigo?
E ai Deus!, se verra cedo?
Ondas do mar levado,se vistes meu amado?
E ai Deus!, se verra cedo?
Se vistes meu amigo,o por que eu sospiro?
E ai Deus!, se verra cedo?
Se vistes meu amado,por que ei gran coidado?
E ai Deus!, se verra cedo?

Olas del mar de Vigo
Olas del mar de Vigo,¿Visteis a mi amigo?
¡Ay Dios! ¿vendrá pronto?
Olas del mar agitado,¿Visteis a mi amado?
¡Ay Dios! ¿Vendrá pronto?
¿Visteis a mi amigo,aquél por quien yo suspiro?¡
Ay Dios! ¿Vendrá pronto?
¿Visteis a mi amado,quien me tiene tan preocupada?
¡Ay Dios! ¿Vendrá pronto?
votar

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

Tu opinión nos importa.

Related Posts with Thumbnails