16 jun. 2010

Tetramorfos. Los 4 evangelistas o dioses egipcios.




Siempre resulta interesante entrar a una iglesia y preguntarse el porqué de muchas de sus representaciones iconográficas. Es común encontrar figuras de algunos animales, incluyendo alguna sorpresa como puede ser la presencia de simios, a los que ya le dedicaré otro artículo; como es la recurrencia del Toro, el Águila y el León, junto con una figura humana o angelical cerrando el cuarteto y rodeando al pantocrator; conocidos como  Tetramorfos y que según la tradición cristiana representan a los cuatro evangelistas Mateo Marcos Lucas y Juan; pero lo cierto es que ante esa imagen, también podríamos estar viendo a los dioses Apis, Horus, Sehkmet y Hapi; pero vayamos paso a paso.

Templo de Komb Ombo

Los tetramorfos (del griego τετρα, tetra, "cuatro", y μορφη, morfé, "forma") son una representación iconográfica compuesta por cuatro elementos. La más extendida es la cristiana, y podemos encontrar referencias en el Antiguo Testamento, cuando el profeta Ezequiel describió en una de sus visiones cuatro criaturas que, de frente, tenían rostro humano y, de espaldas, tenían rostro animal.

(Ezequiel 1:10) El aspecto de sus caras era como una cara de hombre y una cara de león al lado derecho de los cuatro, y como una cara de buey a la izquierda de los cuatro. Además los cuatro tenían una cara de águila

La visión de Ezequiel ( Ezechiel' s vision ) de Rafael Santi o Sanzio
Florencia, Galleria Palatina (fig. derecha)

Una visión muy similar aparece en un pasaje del Apocalipsis de Juan que describe a cuatro ángeles zoomorfos que rodean al Pantocrátor y que los estudiosos han interpretado desde el siglo VI, en la Edad Media como los cuatro evangelistas.


(Apocalipsis 4:1-9) 6 Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás. 7 El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando. 8 Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir.


Además de la relación del Tetramorfos con los cuatro evangelistas, se ha sugerido que Ezequiel se inspiró en la astrología zodiacal babilónica (recordemos que cuando este profeta predicaba, el pueblo de Israel estaba preso en Mesopotamia, en Siglo VI a. C., en manos de Nabucodonosor II): el toro correspondería a Tauro, el león, obviamente, Leo, el águila sería Escorpio y el hombre alado Acuario. (Llegados a este punto, los que como yo seáis escépticos, lo primero en lo que pensareis es que tiene que ver un águila con un escorpión, permitidme cerrar primero el triangulo entre los cuatro evangelistas, las constelaciones y los mencionados dioses egipcios.)

Tiene cierto sentido sabiendo que las religiones paganas estaban fuertemente vinculadas con la interpretación de los astros y su influencia en las personas y los acontecimientos mundanos; en tal sentido la astrología fue utilizada para programar acontecimientos importantes y también como orientación en las construcciones asociadas a la fe y al culto de lo sagrado.

Las constelaciones de Tauro, Escorpio, Acuario y Leo son las primeras que los hombres comenzaron a observar con especial atención, ya que en los albores de la astrología, en la época de los sumerios, (3000 a.C.) y a causa de la precesión de los equinoccios, la primavera comenzaba cuando el Sol estaba alineado con la constelación de Tauro. Así pues, las estaciones del año comenzaban cuando el Sol se situaba delante de las estrellas de cada una de estas cuatro constelaciones .


El zodiaco de Dendera expuesto en el Louvre


Contiene imágenes que parecen corresponderse con las constelaciones. Esta cámara está datada a finales del periodo ptolemaico y su pronaos fue añadida durante el reinado del emperador Tiberio. Esto llevó a Jean-François Champollion a fechar el relieve correctamente en el periodo grecorromano, pero muchos de sus contemporáneos postularon que databa del Imperio Nuevo. La fecha aceptada mayoritariamente en la actualidad es hacia el año 50 a. C., pues muestra estrellas y planetas en las posiciones en que se observarían en esa época. Podemos ver tambien la representación de las cuatro constelaciones mencionadas.


Podemos ver al dios del Nilo, Hapi, que correspondería  a Acuario - Mateo, dios asociado al Nilo, el gran río de Egipto que tenía a la vez realidad física y mitológica. La importancia simbólica del Nilo viene de su capacidad para generar riqueza cuando inunda y deja limo fértil en sus márgenes. El nombre Hep proviene del periodo predinástico de Egipto. Asociado a la región de Gebel el-Silsila. Creían que residía en una cueva de Bigeh, cerca de las cataratas, con su harén de diosas rana, de donde emergía anualmente para generar la inundación.


Frente a él tenemos a Apis o Mnevis (Tauro - Lucas), el toro sagrado relacionado con Atum-Ra, llamado "La renovación de la Vida" lo que tendria correlación con la supuesta representación de la  primavera. Hombre con cabeza de toro, disco sobre creciente lunar y dos altas plumas. En las manos lleva el pilar dyed de Osiris, dios con el que se le fusiona tras su muerte.
Toro negro con patas y vientre blanco, disco solar sobre la cabeza y/o ureo. En la iconografía tardía lleva la luna.

El bienestar de Apis era motivo de preocupación para los egipcios, por ello vivía en un palacio en Menfis y, a su muerte, era cuidadosamente momificado, si escatimar medios, amuletos ni rituales, y enterrado en tumbas específicas para él (Serapeum de Sakkara). Entre su ajuar funerario encontramos un número importante de ushebtis.
En vida se le proveía de un harén de vacas sagradas, que a su vez simbolizaban las 7 Hathor; al morir se convertía en Osorapis.

La elección de un nuevo toro Apis, encarnación terrestre del dios, era muy rigurosa e importante para el pensamiento egipcio. El animal tenía que poseer 29 marcas específicas como prueba de que el toro era la verdadera encarnación del dios.

Aunque ya desde el Reino Nuevo estaba relacionado con Osiris, el culto de Apis, con Ptolomeo I se fusionó completamente con el dios del Más Allá, dando origen a una nueva divinidad llamada Serapis, es decir, Apis identificado con Osiris al morir. Esta creación habría sido ordenada por mandato real, tras un sueño del monarca.


Sekhmet - Leo - Marcos. En varios textos estaba relacionada con la diosa Bastet, siendo Sekhmet la forma encolerizada de Bastet, que se transforma en gata cuando se apacigua como leona.

Se la representa como una leona o mujer con cabeza de leona. Lleva sobre la cabeza un disco solar con el ureo y ocasionalmente presenta apariencia itifálica.
Puede mostrarse bajo el aspecto de una mujer con cabeza de cocodrilo o representada mediante el Udyat, aunque esta iconografía es poco frecuente. Como defensora, la encontramos armada con un cuchillo que sujeta con sus manos.

Fue diosa de la guerra con connotaciones tremendamente sanguinarias cuando se encolerizaba. Capaz de causar dolencias y epidemias, se convirtió en patrona de los médicos. Éstos, al conocer bien a su divinidad, podían poner en marcha los medios necesarios para que las curaciones fueran efectivas, obteniendo el apaciguamiento de Sejmet y el retorno de la salud.


Y frente a Leo, la constelación de Escorpio - Juan - Sekhmet / Horus / Ra. Tradicionalmente, en contextos de astrología, alquimia y doctrinas masónicas, “el águila representa un humilde escorpión que se arrastra transformado en una criatura que vuela libre.”
En el marco de la egiptología el águila era el animal sagrado de Ra, aunque en origen pudo ser una referencia al dios halcón Horus, ambos están relacionados por la diosa escorpión Serket la cual era hija de Ra, y a veces fue representada en Edfu como la esposa de Horus.

Serket era una diosa benéfica que protegía el sarcófago del faraón. En los textos funerarios figura como la madre del difunto, al que amamanta. Protegía el vaso canopo de Kebehsenuf. También prevenía de las picaduras de los escorpiones y las serpientes.

Junto a Isis, Neftis y Neit, eran llamadas las "cuatro plañideras divinas".

votar

3 comentarios:

  1. Esto es como la simbologia del tarot, en al carta del Mundo del tarot, salen los 4 simbolos, y corresponden asi, los dos de abajo son la tierra y los dos de arriba lo celeste, ahora lo de la izquierda son la receptividad y los de la derecha la actividad. siendo asi: derecha arriba el aguila actividad del cielo o la palabra, el intelecto, derecha abajo en la tierra; el león, actividad creativa o sexual, a la izquierda arriba el angel, receptividad del cielo, o el amor, los sentimientos, y por ultimo izquierda abajo el buey o receptividad de a tierra, que corresponde a la materia, el dinero... esta es la interpretación en una lectura de tarot de estos simbolos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, por la magnifica información.

    ResponderEliminar
  3. Desconocia lo del Tarot, siempre está bien saber esos detalles para dar otro punto de vista.

    ResponderEliminar

Tu opinión nos importa.

Related Posts with Thumbnails